Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
hamburger overlay

Logra un cambio en tu vida

Probablemente haya muchos aspectos de nuestras vidas que nos gustaría cambiar, pero pensar en todos esos cambios al mismo tiempo puede resultar agobiante. Por ello, es mejor realizar un solo cambio a la vez. Modificar al menos un aspecto de los que mencionamos a continuación podría tener un impacto positivo en tu día a día, tanto para tu salud física como para tu bienestar emocional.


Haz que las mediciones de glucemia importen


Para las personas que tienen diabetes, hacer autoanálsis de glucemia  es clave para mantener la salud bajo control, ya que proporcionan información que facilita la toma decisiones sobre la medicación, la dieta y las rutinas de ejercicio físico. Los resultados de tus mediciones de glucosa te muestran los efectos que producen la dieta y la actividad física en tus niveles de glucemia.


Los resultados de tus mediciones también ayudan a hablar con tu médico sobre establecer el rango objetivo de niveles de glucemia y demuestran si  los estás alcanzando. También ayudan a entender cómo ajustar las dosis de insulina o los antidiabéticos orales que estás tomando, en el caso de que tu médico te haya explicado cómo realizarlo tú mismo. Con el tiempo, al mantener los niveles de glucemia dentro de los rangos establecidos, te sentirás mejor cada día, y reducirás el riesgo de complicaciones de la diabetes en el futuro.1


Aprende a contar carbohidratos


La cantidad de carbohidratos que ingieres impactan significativamente en los niveles de glucemia. Contarlos en cada comida te permite adecuar los carbohidratos que ingieres con la insulina que necesitas para procesarlos. Incluso aunque no estés en tratamiento con insulina, saber contar los carbohidratos ayuda a controlar tu glucemia de manera habitual.


Algunos de los beneficios de contar carbohidratos son:2


  • Distinguir los alimentos que tienen un mayor impacto en los niveles de glucemia.
  • Te permite disfrutar de cualquier alimento que te guste con la dosis adecuada de insulina.
  • Hace que tengas control de las dosis de insulina.

Realiza más actividad física


Mantenerse activo es uno de los pilares del control de tu diabetes, ya que la lista de beneficios para las personas con diabetes es extensa. El ejercicio físico:3


  • Mejora la sensibilidad a la insulina y la utilización de la glucosa
  • Disminuye los niveles de insulina circulantes, durante la actividad
  • Disminuye la producción de glucosa en el hígado
  • Disminuye los niveles de colesterol, la presión arterial y reduce el estrés
  • Mejora la salud cardiovascular y la calidad del sueño
  • Reduce la obesidad, el dolor articular y la enfermedad de las arterias coronarias
  • Previene la osteoporosis y retrasa el comienzo de la demencia
  • Aumenta la energía, la calidad de vida y la autoestima

Consulta con tu equipo sanitario qué tipo de actividad  y qué frecuencia es la más adecuada para ti.


Ten paciencia contigo mismo


No todos los días van a ser perfectos. De hecho, puedes comer los mismos alimentos y hacer el mismo ejercicio dos días seguidos  y tener resultados de glucemia muy distintos entre ambos días. Ten paciencia contigo mismo, adapta los cambios en tu rutina y no te rindas en el camino del control de la diabetes.


También es importante que no compares tu diabetes con la diabetes de otras personas. Todos tenemos una historia propia de diagnóstico. Las personas respondemos de maneras distintas al ejercicio físico. Otros factores como la sensibilidad al gluten o las enfermedades cardíacas impactan en el plan de autocontrol. Básicamente, es ilógico comparar la vida de otra persona que tiene diabetes con la propia. Busca lo que mejor funciona para ti y continúa aprendiendo.


¿Qué sucede cuando…


  • Realizas autoanálsis de glucemia con la frecuencia prevista por tu equipo sanitario? Es más fácil mantener los niveles de glucemia dentro de los rangos establecidos.
  • Dejas de fumar? En un año, el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares disminuye un 50 %.4
  • Cuentas los carbohidratos de la comida? Tienes más flexibilidad en cuanto a lo que comes y ajustas mejor la medicación.
  • Realizas más ejercicio físico? Mejoras la sensibilidad a la insulina y la utilización de glucosa.

Sentirse mejor que nunca, estar bien controlado

A veces puede parecer que la diabetes solamente tiene que ver con números. Pero el esfuerzo que dedicas a mantenerte en el rango de los valores establecidos de glucemia antes y después de las comidas, así como cumplir con el objetivo de HbA1c, tiene que ver con sentirte lo mejor posible hoy y durante muchos años.


Autoanálisis vs. hemoglobina glicosilada (HbA1c): ¿Por qué ambos son necesarios?

Con el fin de hacer un seguimiento de tu cuidado personal, tu médico probablemente quiera analizar y comparar los resultados de tus mediciones y de la HbA1c. ¿A qué se debe esto? Las automediciones muestran el nivel de glucemia en un momento determinado. Puedes revisar los resultados individuales en un gráfico para detectar los distintos patrones y buscar maneras de mejorar el control de la diabetes. Sin embargo, la prueba de HbA1c muestra los niveles promedios de glucosa en la sangre durante los últimos 2 o 3 meses, por lo cuál proporciona una visión más amplia.1


Pero, al ser un promedio, el resultado de la prueba HbA1c no puede interpretarse por sí solo. Considera lo siguiente: una persona que tiene niveles de glucemia que oscilan entre 50 y 250 mg/dl puede tener un nivel promedio de glucosa en sangre de 150 mg/dl y una HbA1c de aproximadamente el 7 %.1  Visto así, podría indicar un buen control, pero unos niveles de glucemia que oscilen entre 50 y 250 no son tan seguros. 50 mg/dl es un valor peligrosamente bajo y si se eleva hasta 250 mg/dl, la persona se sentirá exhausta, sedienta y experimentará malestar general durante todo el día.2  


Por todo ello, lo recomendable que tu glucemia se encuentre mayoritariamente dentro del rango objtivo previsto por tu equipo sanitario.


Sentirte mejor hoy y mañana

Sabes que controlar la glucemia disminuye el riesgo de sufrir enfermedades y problemas de salud a largo plazo, pero no necesitas esperar para que tus esfuerzos den buenos resultados. Controlar la glucemia ayuda a que tengas más energía, duermas mejor e incluso a que estés de mejor humor.3 Todo ello contribuye a que logres sentirte bien y de esta manera a poder vivir sin limitaciones.


Rango objetivo

HbA1C: < 7,0%, según los factores personales1,2

Glucemia preprandial: 70-130 mg/dl

Glucemia posprandial: <180 mg/dl


Intentar evitar los picos bruscos de glucemia

Aunque tu media pueda dar lugar a un buen resultado de HbA1c, los picos bruscos no deberían estar presentes en los niveles de glucemia.1

Crea tu círculo de apoyo

No es facil sobrellevar una enfermedad solo. Ya sea porque tienes diabetes o porque cuidas a una persona con diabetes, es importante contar con algunas herramientas de apoyo emocional. Saber a quién recurrir para hacer preguntas específicas hará que tu vida sea más sencilla.

Busca a otras personas que tengan diabetes

Es muy reconfortante poder hablar con alguien que entienda lo que significa tener diabetes o enfrentarse a un diagnóstico de diabetes tipo 1 o tipo 2. Si no tienes un amigo o familiar con diabetes que pueda cumplir con este rol, busca un grupo de apoyo en una asociación de pacientes cerca de donde vives o también  a través de redes sociales puedes ponerte en contacto con personas que están en tu misma situación. ¿Qué tienes que perder? Si no te gusta un grupo en particular, sigue buscando hasta encontrar uno en el que te sientas cómodo. Otra buena manera de encontrar personas que apoyen a pacientes con diabetes es ofrecerte como voluntario o participar en eventos para recaudar fondos para organizaciones sin ánimo de lucro para la diabetes.

Conoce a tu equipo médico

Colabora con tu equipo médico para diseñar un plan que te ayude a controlar la diabetes. Acude a la consulta con tu equipo médico de manera regular y contacta con ellos siempre que tengas preguntas sobre tu salud.

Prepara a la escuela de tu hijo

Es importante que el equipo médico te explique de forma clara cómo debería ser el día a día en la escuela. Asegúrate de que en la escuela entienden las necesidades que tiene tu hijo con respecto al cuidado diario de la diabetes. El personal de enfermería es tu mejor aliado y tu mejor recurso a la hora de enseñarles cómo cuidar a tu hijo.

Informa a tu familia y amigos

Una de las tareas que conlleva vivir con diabetes es informar sobre la enfermedad a las personas de tu entorno. Continúa hablando sobre la enfermedad y deja claro cuáles son las cosas que realmente ayudan y cuáles no. Con el tiempo, todos os entenderéis mutuamente. E incluso si se produce una emergencia, ellos sabrán cómo actuar.

6 datos importantes sobre la diabetes que puedes enseñarle a cualquier persona

  1. Sí, las personas que tienen diabetes pueden comer lo que quieran.
  2. No todas las personas con diabetes tienen sobrepeso.
  3. Es cierto que los niveles de glucemia bajos producen mal humor.
  4. Existen dos tipos de diabetes y ambos son tratados de manera distinta.
  5. La diabetes es una enfermedad crónica para la que existen tratamientos que permiten un adecuado control.
  6. Cómo pueden ayudar si una persona con diabetes tiene niveles bajos de glucemia.

Cómo hablar con tu profesional sanitario

Ya sea porque llevas años con diabetes o porque te han diagnosticado recientemente, comunicarte eficazmente con tu profesional sanitario es una de las mejores decisiones que puedes tomar1

A continuación describimos algunas pautas que pueden ayudarte en las conversaciones que tengas con tu equipo médico.

Conoce a quienes forman parte del equipo médico

Si aún no conoces a las personas que son parte del equipo médico, conócelos. Tu equipo médico puede incluir:

  • Un médico de cabecera
  • Un farmacéutico
  • Personal de enfermería o un educador especializado en diabetes
  • Un nutricionista
  • Un endocrino
  • Un oftalmólogo
  • Un psicólogo
  • Un podólogo​

Quizás no necesites realizar consultas con todos estos profesionales, pero es buena idea saber a quién acudir cuando tienes preguntas específicas.

¿Cuánta información deseas saber?

A veces los detalles médicos pueden ser abrumadores. Si prefieres no saber estos detalles de inmediato, siéntete libre de comunicárselo a tu equipo medico.  Solo asegúrate de encontrar un equilibrio adecuado entre lo que quieres saber y lo que necesitas saber para controlar correctamente la diabetes. Por el contrario, si saber cada detalle clínico te tranquiliza y te permite sentir que tienes todo bajo control, comunícaselo también a tu médico.

Saber de qué temas hablar y qué preguntar

Es probable que tengas preguntas generales que querrías hacerle a tu médico cuando vas a su consulta: nuevos síntomas, cualquier cambio en tu tratamiento, etc. Lo mejor es librarse de esas dudas de inmediato. Asegúrate también de realizar preguntas sobre temas delicados o cualquier asunto que sea importante para ti. Y si has decido incorporar medicamentos o terapias alternativas a tu tratamiento comunícaselo a tu equipo médico. 

¿Tienes información sobre pruebas médicas realizadas?

Es importante que te hagas las pruebas médicas que el equipo médico te solicite. No te olvides de preguntar sobre estas pruebas. Algunas de las preguntas que puedes hacer son:

  • ¿Hay algo que debo hacer antes de la prueba?
  • ¿Qué medirá está prueba?
  • ¿Cómo influenciará el resultado en mi tratamiento?
  • ¿La prueba presenta algún riesgo?
  • ¿Cómo me informarán de los resultados?

Saber qué hacer antes y después de la consulta médica

Si tienes dudas que deseas compartir con tu médico, organiza con anticipación los temas de los que quieres hablar. Puedes hacer una lista con las preguntas que quieras hacerle y llevarla a la consulta; eso contribuirá a que la visita sea provechosa y también te dará confianza para conseguir la información que necesitas. Después de la visita, no dudes en pedir otra cita si tienes dudas sobre tu tratamiento. Por ejemplo, si recibes resultados de una prueba médica que no comprendes, llama por teléfono o solicita otra visita.

Menciona  los siguientes puntos en toda consulta médica

  • Nuevos síntomas
  • Cambios en el tratamiento​
  • Los asuntos que sean de mayor importancia para ti
  • Resultados de pruebas médicas
  • Lo que sea que no comprendas sobre tu salud

Conceptos básicos de la diabetes

Entender los conceptos básicos de la diabetes es el primer paso para tomar el control de tu salud. Veamos qué es lo que causa diabetes, algunos de los síntomas más comunes, los beneficios de vivir una vida saludable y qué hacer si te acaban de diagnosticar diabetes.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica. Los niveles de glucemia son controlados por la insulina, que es una hormona producida por el páncreas. Cuando comemos, la comida es procesada por el organismo y entra en el torrente sanguíneo. La insulina capta la glucosa del torrente sanguíneo y le permite entrar en las células, donde es procesada y utilizada para crear energía. La diabetes aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o bien cuando la insulina producida no se utiliza eficazmente y no capta la glucosa de la sangre para que entre en las células. Así es como los niveles de glucemia se elevan más de lo que deberían (hiperglucemia).1

3 tipos de diabetes

  1. En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina.
  2. En la diabetes tipo 2, el páncreas no produce suficiente insulina o la insulina no funciona correctamente.
  3. La diabetes gestacional es una condición temporal y sucede cuando la insulina de las mujeres es menos eficaz durante el embarazo.

Síntomas comunes de la diabetes

Por lo general, la aparición de la diabetes tipo 1 sucede rápidamente y los síntomas pueden ser intensos. Los síntomas de la diabetes tipo 2 normalmente son leves (o ni siquiera se manifiestan) y aparecen con el tiempo. Los síntomas de ambos tipos de diabetes incluyen:2

  • Producción de orina frecuente
  • Sed excesiva
  • Aumento del apetito
  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Orinar con mayor frecuencia
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento en las manos y en los pies
  • Visión borrosa
  • Infecciones frecuentes
  • Heridas que tardan en curar

Si no te han diagnosticado diabetes y presentas cualquiera de estos síntomas, coméntalo con tu equipo médico.

¿Cómo se producen los niveles bajos de glucemia?

Los niveles bajos de glucemia (hipoglucemia) generalmente ocurren cuando los niveles de glucemia descienden a menos de 70 mg/dL. Sucede cuando hay demasiada insulina o medicamentos para la diabetes en el cuerpo, cuando necesitas comer, cuando haces mucho ejercicio o cuando bebes demasiado alcohol. Todas las personas reaccionan de distinta manera a la hipoglucemia, pero dentro de los síntomas comunes se encuentran:3

  • Temblores, debilidad o escalofríos
  • Irritabilidad o confusión
  • Mareos o náuseas
  • Visión borrosa o dolores de cabeza
  • Convulsiones o pérdida del conocimiento

Si tienes niveles bajos de glucemia, trátalos según las instrucciones que te ha proporcionado tu equipo médico. En general lo recomendado es ingerir 15 gramos de glucosa, volver a controlar los niveles de glucemia después de 15 minutos y, si continúan estando bajos, repetir el procedimiento.

¿Te acaban de diagnosticar diabetes? Esto es lo que debes hacer ahora.

Nunca es fácil cuando te diagnostifcan diabetes. Te puedes preguntar, “¿por qué me está pasando esto?” y tenerle miedo a lo desconocido. Es común culparse a uno mismo y preocuparse por lo que los demás pensarán de ti. Lo más importante es reconocer todas tus emociones a medida que aparecen, controlarlas y entender que no estás solo. El primer paso para tomar el control de tu salud después de que te diagnostiquen diabetes es realizar una consulta con tu equipo médico (médico de cabecera, endocrinólogo, personal de enfermería especialista en diabetes, etc.) y aprender todo lo que puedas sobre la enfermedad. Para empezar, deberías averiguar:

  • Si tienes diabetes tipo 1 o tipo 2
  • Cómo controlar tus niveles de glucemia
  • Cómo utilizar un medidor de glucemia
  • Cómo comprender los resultados de tus mediciones
  • Cómo tratar la diabetes
  • Qué tipo de ejercicio es el adecuado para ti
  • Qué cambios debes realizar en tu dieta
  • Otros problemas de la salud que puedas tener que afecten al tratamiento de la diabetes

Sigue el plan de tratamiento indicado por tu equipo médico y realiza regularmente las visitas de seguimiento programadas.

Comer y beber
Ser consciente de lo que comes y tomar decisiones para vivir una vida más saludable es lo mejor que puedes hacer para controlar los niveles de glucemia. Contar los hidratos de carbono, elegir alimentos con grasas saludables (monoinsaturados, poliinsaturados u omega 3),  incorporar suficiente proteínas y fibra son aspectos clave de una dieta saludable para la diabetes. No te olvides de tener en cuenta lo que bebes cuando controlas los niveles de glucemia. El agua, el café o té sin azúcar o las bebidas bajas en calorías son las mejores opciones. Evita los zumos de fruta o las gaseosas con azúcar (a menos que tenga que tratar un episodio de hipoglucemia). 

Por qué es importante que tú mismo controles tus niveles de glucemia
Los resultados de glucemia te permiten conocer de qué manera la comida, el ejercicio y otros factores como el estrés afectan tus niveles de glucemia. Si los controlas con frecuencia, empezarás a observar patrones (picos elevados y bajos) y podrás realizar cambios en tu rutina diaria que mejorarán tu salud con el tiempo.

 

Support 1

Lorem ipsum dolor sit amet, eget vestibulum ipsum, pretium lacus sit mauris, orci sapien nec aenean quisque neque lorem. Vestibulum praesent, pede eros phasellus lacinia risus, laoreet sit egestas ipsum, suspendisse a amet pede venenatis, neque ut velit dui lorem. Phasellus rutrum eget arcu, luctus nibh, velit lacinia feugiat facilisi, quis suscipit molestie a dictum, elementum turpis. Gravida libero tristique ac. Taciti nec enim convallis, velit nascetur, platea elementum a, magna duis lectus.

Pages